F A I T H : como dejar de perderla.



     Es comprensible que tambalee nuestra fe, en mi caso, que tambalee la auto-promesa casi científica de que la existencia que contiene todo lo vivo y sus caminos tiene un propósito y un sentido. De hecho, hace días me perdí un poco y escribí esto en Facebook (mini caos que agradezco por haber dado paso a que entendiera lo que entiendo ahora). 



"Siento que no puedo ver ni un vídeo más, ni de Siria ni de Venezuela 🙁como seguir viviendo como si nada una vida de privilegios sin que todos los tengan también. No sé si sea realmente justo el mundo porque exista el "karma" o la reencarnación y los procesos personales. Creo que nada justifica el sufrimiento de un niño...y eso hace que no sepa en qué creer".



     ¡Una ternurita de drama! 😌 Prometo que lo que pasó después vale mucho más la pena. La única opción es simplemente continuar...y continuar bien. Durante un par de semanas, estuve leyendo sobre un método tibetano para estudiar y comprender la historia como parte de un proceso en espiral de tres eras que repite la humanidad una y otra vez como mecanismo evolutivo, con más éxito cada vez. Básicamente los monjes/historiadores tibetanos, durante 7 años reciben un entrenamiento que les permite con pruebas y facts, ubicar cada hecho histórico de la humanidad dentro de este mecanismo/orden con tanta precisión...que hace posible determinar, siguiendo un ciclo exacto, cuales serán los hechos históricos importantes del futuro (como, cuando y donde ocurrirán) todos conducentes y respondiendo a un solo propósito: la evolución de la conciencia. 





...Un orden perfecto, un sentido para 
todas las cosas que nos horrorizan...



     No se me ocurre un pensamiento más placentero que ese y estoy determinada a no abandonarlo nunca. Llevándolo a un contexto más personal hoy pensé en algo mas: como humanidad nos merecemos nuestra fe y nuestra admiración. Es tan sencillo como que hay tanta valentía, valor, historias de éxito en la humanidad, que puede llegar a ser imposible un contexto de no-fe...y esta vez no hablo de la valentía en la guerra, ni del éxito del científico, ni siquiera del éxito del artista. Hoy hablo de la dificultad inminente y común de mantener a flote una vida "normal" y sencilla en una sociedad todavía tan ilógica y agresiva (palmadita en el hombro para todos). Hablo del grueso enorme de la humanidad que por ejemplo: no eligió el suicidio, que aprendió a pedir perdón por primera vez o que en nombre del amor logró cambiar un detalle mínimo de su comportamiento arraigado. 

    Si todo esto te suena a romantisismo repetido...read again, todos sabemos muy bien lo que pueden llegar a costar estas cosas, el tema es que ya nos acostumbramos a no darnos crédito por nada...y eso es muy peligroso. Con las dificultades de quienes amo y las dificultades propias, he aprendido que sí hay tanta valentía, valor, éxito en las acciones pequeñas del "hombre común", random folk, que se levanta todos los días a trabajar la tierra como yo me levanto en la ciudad a pesar del pasado...y a pesar del futuro, a pesar de todo lo que nos da miedo, gracias al pasado y gracias al futuro. Pasa que he sentido con mi propia carne el valor conmovedor e inmenso de despertarme en las mañanas más difíciles de mi vida, mañanas que todos hemos tenido y tendremos.

    Recuerdo muy bien el insight que tuve hace cinco años cuando sufrí mi primera infidelidad, mientras trataba de curarme pensé en la humanidad...y no podía creer que algo tan doloroso pudiese ser tan común. Recordé la historia de Elizabeth Gilbert en los campos de refugiados, sobre como en las sesiones de ayuda psiquiátrica había sorprendentemente más casos de "se fue con otra a al otro campo" o "huyó sin mí" que traumas propios de la guerra. En ese momento sentí una fuerza extraña, una compañía...una seguridad que no sentía desde que era niña y pensaba que los adultos manejaban bien el mundo; sentí lo contrario a lo que siento cada vez que veo un video de maltrato animal. En ese momento de mi vida...todo el que dejó de llorar, todo el que hizo algo con su vida después del corazón roto -en ese momento- era muy superior a mí y había logrado algo que yo todavía no. 

    La humanidad nunca fue tan grande como en ese momento y nunca pertenecí tanto a ella, como observadora admirada, como aprendiz, sentí ese ¡yeap! estoy en la carrera correcta de la universidad...pero hacia el planeta. Creo admirable a todo aquel que camina ahorita por la calle, cada persona que vería si voy a la ventana en este momento, personas que eligieron la vida y que siguen trabajando mientras se curan de lo que sea que les pasó. ¿alguna vez terminamos de curarnos? ¿alguna vez dejan de pasar estas cosas? no.

   Hoy entiendo que para comenzar a hablar de fe, para pretender entender los primeros y más simples secretos de nuestra existencia tenemos que sentirnos pequeños, saber sentirnos pequeños como me sentí en ese momento y desde allí mirar hacia arriba...con mucha atención y sutileza porque las acciones más poderosas, las que vinimos a encarnar y multiplicar, las que nos definen >>> no hacen nada de ruido. Alguien me dijo esto una vez y hoy siento que lo entiendo mas que nunca.

     Se nos va fácil la fe porque hizo más ruido el soldado que disparó que el que no pudo disparar nunca, el que golpea a su mujer que el que la respeta, hace más ruido la inseguridad que la certeza y la sabiduría (por eso hay mas fotos en mi Instagram que artículos en mi blog). Hacen más ruido las muertes de la confrontación, que el que decide volverle a hablar al familiar que la politica desterró para iniciar la unión desde casa (en algún lugar debe comenzar la unión aunque coño, cueste y aunque haya tiempos precisos para la guerra). 

    No hay que olvidar que las fertilidades por las que tanto luchamos se hacen silentes, en el guardia que la noche anterior, solo en su cuarto, decidió no presentarse a expensas del sustento de su familia el día que quedaron en video las peores represiones a estudiantes. ¿Hay algo más valioso que esos espacios vacíos en los piquetes, imposibles de notar, que se van convirtiendo en gente que está marchando por primera vez? ¿No serán más si los recibimos mejor? ¿no son estos shifts de conciencia lo único capaz de hacer que esta vez todo sea diferente? o que lo vaya siendo cada vez más...





       Yo no sé... si la acción detrás de esta imagen fue genuina o no, pero es la imagen de un comportamiento que queremos ver multiplicado, no ridiculizado y limitado. Sé que la ira es grande (del tamaño de las injusticias) tan grande que nos hace maldecir; pero si por algún motivo esta imagen y otras parecidas hacen que un solo guardia nacional, uno solo, piense dos veces antes de disparar...yo la comparto con gusto. Si hace que más de ellos se pasen de lado (como ya van 2 casos fotografiados) tengamos fe porque es lo único que tenemos. 


   Hasta el día que no haya un disparo más en la tierra, despertémonos mutuamente con las acciones más poderosas, las que no hacen ruido... y sintámonos pequeños, para ver más de la humanidad en nosotros mismos y más de la humanidad en lo que queremos ser. 



Estoy convencida de que la fe en la humanidad
 es un tema de humildad



   Humildad no solo para entender, como ahora, sino en la certeza de que no hay mesías que "salve el mundo" si nadie escucha lo que tiene que decir. Solo de uno a uno, en casa, transformando la conciencia hasta que seamos tantos que sea otra la conciencia colectiva, escucharemos...y tendremos otro mundo. Seremos grandes, seremos valientes, y recibiremos a los que no lo han sido...para que puedan serlo también y seamos suficientes para el resultado.

    Termino este post con un comentario que me dejó uno de mis amigos favoritos en mi status dramático de Facebook: 

No hay verdad absoluta que justifique la naturaleza buena o mala de lo que vivimos actualmente como mundo. Fíjate que a pesar de todo lo horrible que se vive, actualmente estamos en la época menos violenta y con menos hambruna y enfermedad desde que el hombre camina por la tierra. Cree en lo que te haga cada día una mejor versión de ti misma, contagia esos valores a tu alrededor. No se trata de encontrar el sentido real a la existencia, se trata de que tu elijas introducirle uno a ella! Un beso. 

¡Exacto! 


Ahau,

Solange. 

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que nos pasa es para hacernos evolucionar, creo firmemente en eso. Como siempre me encantan tus escritos ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermosa :) estuve pensando en no publicarlo... pero sentí que de algo podría servir.

      Eliminar
  3. VENTE PARA VENEZUELA PARA QUE LA GN TE HAGA CARIÑTOS. COMO TU FAMILIA ES CHAVISTA NO TE HARAN NADA MAMI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que eres la misma persona que comentó ayer y te voy a responder. Mi mensaje es muy profundo...es hermoso y honesto también, ojalá lo hubieses leído completo. Creo que su contenido es valioso más allá de la opinión política que no es mas que pensamiento estratégico, ¿sabes de alguna dictadura en la historia que haya caído sin armas? te reto a contarme. Te reto también a decirme como somos mas fuertes divididos, que juntos. Sé que es difícil pero es la única esperanza...o no sentiste esperanza cuando bajaron los barrios? Sobre lo que dices, nací en Venezuela y mi familia está en Venezuela así que tengo derecho a opinar hoy y siempre, estando marché, estando viví la angustia de desmayarme en calle y hasta de tener a mi hermana presa, la golpearon y era solo del equipo de primeros auxilios. Seguro tú tienes historias similares que contar. Finalmente lamento informarte que mi familia no tiene nada que ver con este gobierno y seguramente marchando sufriría - de nuevo - las mismas consecuencias que todos. Al debate de ideas estoy abierta siempre, sería interesante escuchar la primera idea tuya, anónimo.

      Eliminar

Artículos + Leídos